martes, 24 de agosto de 2010

Galletas decoradas con fondant

Me encanta trabajar con fondant! Y aunque más adelante pondré imágenes de tartas decoradas, no quería dejar pasar la oportunidad de poner las fotos de estas galletas de limón con forma de flor y decoradas a todo color que hice recientemente para Javi.
Para la galleta realicé una masa sucree clásica (prometo poner pronto la receta, ya que la usaré en muchas ocasiones), a la cual le añadí ralladura y esencia de limón.
En sí el trabajo es bastante laborioso, pero como todo en esta vida, cuando hay algo que realmente te gusta no pesa tanto. Pues eso mismo me pasa a mi con este tipo de galletas, te lleva bastante tiempo su decoración, pero cuan gratificante es hacerlas.
Y como para muestra basta con un botón, aquí alguna foto que les he sacado.




En fin, que gustaron mucho, y aunque dan un poco de pena comerlas... Para eso están hechas!

domingo, 22 de agosto de 2010

Tarta mousse de fresa, queso crema y nata

Este domingo venían a almorzar Raquel y Miguel a casa, y como siempre me gusta tener algún detallito dulce para agasajar a los invitados, me puse a pensar en algo fresco para el postre. Se sabía que hoy iba a hacer muuuucho calor, y curiosamente el señor del pronóstico acertó, el día está que no hay quien lo soporte. De modo que la idea de hacer la tarta mousse de fresa, queso crema y nata era ideal.
La receta es fácil de realizar, y bastante rápida, eso sí, la tarta necesita al menos 12 horas de frío para estar bien firme a la hora de comerla, lo ideal es hacerla de un día para otro y que descanse toda la noche en la nevera.

Ingredientes
Huevos 2
Azúcar 150 gramos
Queso crema o de untar 150 gramos
Nata 150 gramos
Ralladura de la piel de 2 naranjas
Sirope de fresa 100 gramos
Gelatina sin sabor 10 gramos
Agua 4 cucharadas.
Galletas María 200 gramos
Mantequilla 100 gramos
Barquillos 150 gramos aproximadamente (depende del molde que se use)
Nata para decoración 300 gramos
Azúcar para nata de decoración 80 gramos
Chocolate para postres 50 gramos

Moler las galletas junto con la mantequilla y ponerlo en el fondo de un molde de 18 centímetros.
Batir las yemas con 100 gramos de azúcar, la ralladura de naranja, el sirope de fresa y el queso. Batir a medio punto la nata y merengar las claras con los 50 gramos de azúcar restantes. Unir estas tres preparaciones, siendo las claras merengadas las ultimas que incorporamos, para que no bajen demasiado. Hidratar la gelatina en el agua y calentar en el microondas unos 15 segundos para que se disuelva bien, y agregárselo a la preparación anterior. Verter esta preparación en el molde que tiene la base de galletas y llevar a la nevera al menos 12 horas para que tome consistencia.
Una vez que la tarta haya cuajado, se desmolda y sobre el lateral se le van pegando los barquillos. Luego se bate la nata para la decoración con el azúcar y con la ayuda de una manga pastelera se pone sobre la mousse. Se derrite el chocolate a baño maría o en el microondas y esparce por encima.
He sacado una foto, que por cierto salió fatal, ya que la hice un poco corriendo antes de cortar la tarta, pero bueno, al menos para daros una idea sirve.


Tips
  • La mousse en este caso era de fresa, pero puede ser de cualquier otro sabor, como por ejemplo de chocolate (200 gramos), naranja (ralladura de 4 naranjas y reducción de su zumo), café (4 cucharadas del soluble), etc...
  • Lo ideal es forrar el todo el contorno del aro de la tarta con acetato, así a la hora de desmoldarlo y decorarlo es mucho más fácil.
  • La idea de ponerle un lazo, no solo es por decoración, sino que también le sirve de contención y sustento.
  • En este caso los barquillos yo los compré rellenos de turrón, así que a la base de galletas le puse esencia de almendra, y quedó estupendo, pero también puede ser de cualquier otro sabor.
En fin, que fue un éxito, y para un día caluroso como hoy, no hubo mejor postre, por fresquito y liviano!.

jueves, 19 de agosto de 2010

Flan de coco y dulce de leche

Qué ganas tenía de algo fresco, muuuuy dulce, y sobre todas las cosas rápido, rapidísimo de preparar... Miré la alacena y vi coco rallado, abrí la nevera y había huevos y mmmmm, dulce de leche!!! Irresistible. Ya está! Flan de coco y dulce de leche! No hay más que hablar.
En fin, que en 10 minutitos tenía el flan en el horno y por supuesto la boca haciéndoseme agua...
Sin dar más vueltas, vamos a la recetuqui y a ver alguna fotillo que le he sacado.

INGREDIENTES

1 litro de leche
250 gramos de azúcar
5 huevos
100 gramos de coco rallado
100 gramos de dulce de leche

Poner a hervir la leche con el coco, para que esta infusione y el coco desprenda en ella todo su sabor y aroma. Batir los huevos con el azúcar y el dulce de leche. Una vez que la leche baje su temperatura, agregársela al batido de huevos. Acaramelar un molde y verter sobre él la preparación. Tapar con papel aluminio y llevar al horno precalentado a 180º C y cocinar a baño maría por aproximadamente 45 minutos.



 Si, si, con florecillas de mi jardín y todo!


Para realizar el caramelo usé 200 gramos de azúcar y 50 centímetros cúbicos de agua. Lo llevé al fuego y cuando comenzó a tomar color dorado ya estaba listo. Es importante no dejarlo  que tomo demasiado color, ya que al estar a muy alta temperatura corre peligro de quemarse rápidamente, porque aunque lo saquemos del fuego, conserva calor residual con el que continúa cociéndose un poco más.

jueves, 12 de agosto de 2010

Madeira sponge cake (MSC), bizcocho cuatro cuartos o bizcocho básico

Me gustaría empezar con una receta básica, fácil de preparar, rápida y que sirve tanto para comerla sola como para rellenarla con cremas, dulces o lo que más nos apetezca.
En este caso las medidas que pondré son para unas 8 raciones, de todos modos es sencillo modificarla, ya que si os fijáis las cantidades de los ingrediente son iguales entre ellas. Un modo fácil de empezar es pesar los huevos sin cáscara y de acuerdo a lo que pesen, usaremos la misma cantidad de los demás ingredientes.

INGREDIENTES

Huevos            200 gramos
Harina              200 gramos
Mantequilla     200 gramos
Azúcar             200 gramos
Polvo Royal      10 gramos

Batir la mantequilla con el azúcar hasta blanquear (hasta que parezca una crema blanquecina), ir agregando los huevos de a uno por vez y por último agregar la harina tamizada previamente con el polvo Royal.
Cocinar en el horno a 170º C por espacio de 40 minutos, o hasta que pinchando en el centro con un palillo este salga limpio.

TIPS
  • Lo ideal es que todos los ingredientes se encuentren a temperatura ambiente al momento de empezar a trabajarlos.
  • La masa se puede aromatizar con ralladura de naranja, limón, mandarina, con extracto de vainilla, canela, especias para pastelería, agua de azahar o con lo que la imaginación y el paladar nos diga.
  • No hay que batir en exceso, simplemente hay que lograr que los ingredientes se integren, ya que sino la mantequilla podría cortarse.
  • Es importante que la harina este tamizada junto al polvo Royal, ya que de no hacerse así corremos el riesgo de que el polvo no se mezcle bien, se distribuya desproporcionadamente y finalmente se note.
  • Este es un bizcocho se puede congelar perfectamente. El secreto para que luego quede estupendo se encuentra en dos momentos claves:
  1. Congelamiento: para poder llevarlo al congelador debe estar bien frío y envuelto en papel film y si se quiere para mayor seguridad en bolsa de congelación. Nunca lo llevéis a congelar caliente (no, no, tampoco tibio) porque lo que va a suceder es que la miga se apelmazará y luego no quedará bien.
  2. Descongelamiento: al momento de descongelarlo es importantísimo pasarlo al refrigerador de un día para otro para que descongele.
  • El horno siempre debe estar precalentado al momento de llevar el bizcocho a cocinar.
  • Este bizcocho se usa habitualmente en tartas forradas con fondant o mazapán, ya que soporta estoicamente sus pesos y los de sus decoraciones.

VARIACIONES
  • Se puede hacer un bizcocho marmolado dividiendo la masa en dos mitades y a una de ellas agregándole chocolate fundido. Para esta receta usaríamos 50 gramos de chocolate. La forma de ponerlo en el molde sería la siguiente: intercalaríamos porciones de masa blanca y porciones de masa de chocolate y luego con un palillo revolveríamos en ella con movimientos circulares. El efecto que lograríamos con este es que al cortar el bizcocho veríamos los dos colores de masa entremezclados.
  • Otro rica opción es cortar una manzana (o la fruta que se desee) en finas láminas y ponerlas en la base del molde junto con un poco de miel, y si os gusta, algunas uvas pasas, sobre esto pondríamos la masa del bizcocho y al horno. Al desmoldarlo las manzanas estarían cocidas y quedarían como decoración. Este bizcocho es exquisito para comerlo tibio recién sacado del horno (o como no con unos segundillos de microondas) y acompañado con nata montada.
En fin, una receta, simple, sencilla, versátil, con mil y una posibilidades, sin truco y que no falla.