jueves, 30 de septiembre de 2010

Pan de Bremen

Suave, de miga algo compacta y con un dulzor delicado. Un pan dulce de esos que cuando empieza a llegar el frío dan ganas de que apriete cada vez más para comer sin cesar y no parar hasta ver su fin...   Si, porque estos son de esos panes que se agradecen cuando está fresco, ya que con el gran aporte de frutos secos que tiene sirve hasta para levantar a un muerto. Bueno, aunque al christmas pudding no le gana nadie eh! En cuanto a cantidad de frutas que lleva. Pero bueno, esa receta me la estoy reservando para más adelante, para cuando ya las fiestas de navidad no parezcan tan lejanas y empecemos a añorar un poco la llegada de las cenas, comilonas y reuniones familiares.
En fin, sin irme por las ramas  voy derecho a la recetita del pan de Bremen y a alguna fotillo que he hecho mientras lo realizaba.

Ingredientes
Harina 200 gramos
Sal una pizca
Canela molida una cucharadita
20 gramos de levadura prensada
Leche 30 centímetros cúbicos
Azúcar 75 gramos
Mantequilla 100 gramos
Ralladura de la piel de limón una cucharada
Uvas pasas 100 gramos
Nueces 75 gramos
Almendras 75 gramos
Cogñac o Ron media copita
Nata 75 gramos

Poner a remojar las uvas pasas en el coñac.
Tamizar la harina con la sal y la canela. Agregarle la levadura desmenuzada en forma de polvo e incorporar la leche tibia con una cucharada de azúcar, mezclar, tapar y dejar descansar unos minutos. Mientras tanto batir el azúcar con la mantequilla, agregar la ralladura de limón y la nata. Incorporar esta preparación a la anterior que dejamos descansando. Por último agregamos las uvas pasas, las nueces y las almendras. Tomar la masa, si es necesario incorporamos un poquito más de harina, debemos obtener un bollo tierno y homogéneo.
Dejamos descansar aproximadamente 45 minutos tapado con papel film en un lugar tibio fuera de cualquier corriente de aire. Luego formamos un cilindro y lo ponemos a modo de espiral en un molde redondo previamente untado con mantequilla y harina. Dejamos descansar otros30 minutos. Pincelamos con mantequilla fundida y espolvoreamos con azúcar. Cocinar en horno moderado de 180º C (previamente precalentado) entre 35 a 40 minutos. Pincelar con mantequilla fundida en el momento de sacar del horno.


El bollo listo para descansar

Dentro del molde listo para llevar al horno
Recién salido del horno

Bon apetit!

viernes, 24 de septiembre de 2010

Red velvet cupcake

Pero cuantas ganas tenía de hacer esta receta! Siempre me llamó muchísimo la atención. Será por su color? Sin lugar a dudas en un principio si, pero luego de ver miles de recomendaciones de hacerlo y sobre todo de comerlo, no podía pasar ni un minuto más sin hacerlo.
Este es un dulce de origen y tradición norteamericano, y como sus primos hermanos el cheesecake y el brownie, es súper famoso y sobre todas las cosas exquisito.
La masa del bizcocho es de un color rojo intento, esponjosa y ligera, por lo cual un cream cheese frosting le viene estupendo, ya que le aporta un toque particular de dulzor, pero con cierta acidez. También es muy común encontrar al red velvet acompañado de un buttercream de vainilla, ciertamente muy rico y suave, pero desde mi punto de vista como el cream cheese frosting no hay.




Ahora sí, vamos a la recetuqui que es lo que importa.
Ingredientes

Harina  280 gramos

10 gramos de levadura Royal

1 cucharadita de sal

2 cucharaditas de cacao en polvo tipo valor
Colorante alimentario rojo una cucharada generosa

Mantequilla sin sal a temperatura ambiente 115 gramos

Azúcar 280 gramos

2 huevos grandes

Buttermilk 245 gramos

Vainilla líquida una cucharadita*

Bicarbonato de sodio una cucharadita

Vinagre blanco una cucharadita


* El buttermilk se puede obtener dejando reposar la leche con unas gotitas devinagre o limón unos 15 minutos.
Cream Cheese Frosting
Queso crema 450 gramos
Mantequilla a temperatura ambiente 115 gramos
Vainilla líquida una cucharadita
Azúcar glacé 250 gramos
    Bizcocho: Batir la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta formar una crema, luego agregar los huevos de a uno. Tamizar la harina con la sal, el bicarbonato, la levadura y el cacao. Diluir el colorante alimentario en el buttermilk y añadir la vainilla líquida. Ir agregando de forma alternada los secos y los líquidos a la preparación de huevos, azúcar y mantequilla. Por último incorporar el vinagre.
    Rellenar moldes de papel de cupcake (buéh, madalenas!) hasta la mitad y llevar a cocinar al horno precalentado a 180º C por espacio de 15 o 20 minutos.
    Cream cheese frostin: Mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el queso crema y la vainilla líquida, por último agregar el azúcar glacé.
    Buenísimo!
    Bon apetit!

    martes, 21 de septiembre de 2010

    Tarta de manzanas y miel

    “An apple a day… Keeps the doctor away"...
    No hay cosa más rica que sacar esta tarta del horno y empezar a comerla. Si, aunque se te quemen los deditos!!! Es que es una delicia, es esponjosa, húmeda, suave y con el aroma y el sabor de la miel… Mmmm… Con solo olerla cuando todavía está en el horno, ya se te empieza a hacer la boca agua.
    Esta es el tipo de tartas que me encanta preparar en otoño o invierno, porque como dije anteriormente ni bien sale del horno ya le estoy dando un bocado, y además así calientita, es como que reconforta el cuerpo y hasta el alma! Lo que tiene de bueno es que puede durar varios días en la despensa sin ponerse mala, pero claro, como siempre hay algo bueno, también hay algo malo, no dura el suficiente tiempo ya que parece que desaparece como por arte de magia (obviamente, se come en un plis plas).
    Pues sí, aquí va mi tarta para celebrar el comienzo del otoño

    Ingredientes
    Masa
    Harina tamizada una taza y media
    Polvo leudante Royal una cucharadita
    Canela un cuarto de cucharadita
    Nuez moscada rallada un cuarto de cucharadita
    Mantequilla blanda 100 gramos
    Miel tres cuartos de taza
    1 huevo
    Leche media taza
    100 gramos de uvas pasas
    Decoración
    3 manzanas verdes
    Miel media taza
    Mantequilla un cuarto de taza

    Decoración
    Derretir al microondas la mantequilla con la miel y ponerlas en la base de un molde de 24 centímetros. Pelar las manzanas, quitarles el corazón y cortarlas en gajos de un centímetro de espesor. Distribuir sobre la base de miel y mantequilla.
    Masa
    Batir la mantequilla blanda hasta convertirla en una crema y agregarle poco a poco la miel, seguir batiendo hasta incorporar bien. Mezclarle el huevo, previamente batido y seguir batiendo enérgicamente.
    Tamizar la harina con la canela y la nuez moscada e incorporárselo a la preparación anterior, siempre alternando con la leche.
    Verter cuidadosamente esta preparación sobre las manzanas y cocinar aproximadamente 45 minutos en un horno moderado de 170º C, o hasta que al clavarle un palillo en el centro salga sin adherencias.
    Al retirar del horno invertir la tarta sobre la fuente donde se piensa servir. Esperar 5 minutos hasta retirar el molde. Esto dará tiempo a que la decoración del fondo se despegue bien.


    Y voilá! Ya tenemos una exquisita tarta de manzana y miel.

    Peras al vino tinto

    Un modo tentador y apetitoso  para comer fruta. Si! Y es que a veces el cuerpo pide "frutita", y como me es casi imposible frenar mi impulso de estar haciendo algún postrecillo, se me ocurrió, por qué no, hacer esta receta. Es un postre ligero, rapidísimo de preparar, sano, saludable, irresistible y sobre todo facilísino.
    Veamos los ingredientes y el procedimiento, y sin más vueltas a hacerlo y degustarlo, que esta última es la mejor parte.

    Ingredientes
    4 peras limoneras
    100 gramos de azúcar
    400 centímetros cúbicos de vino tinto
    Una ramita de canela
    Unas tiritas de piel de naranja

    Pelar las peras y colocarlas en una olla junto con el azúcar, el vino, la canela en rama y la piel de la naranja. Cocinar a fuego suave, e ir dándolas vuelta de tanto en tanto para que adquieran color parejo por todos los lados. Estarán listas cuando el vino se haya evaporado casi por completo, quedando apenas un dedito de él en la olla, y también si tocamos las peras notaremos que están blanditas al tacto, sin que lleguen a romperse. En este momento retiramos las peras y dejamos unos minutillos más el vino al fuego para que termine de reducir y nos quede como un jarabe de cierta consistencia que luego usaremos para acompañar a las peras en el momento de servir.




    Nota: Es importante que las peras estén algo duras, ya que de otro modo al cocinarlas se terminarían haciendo un puré, y esa no es la idea.
    Este es un postre que si lo servimos tibio y lo acompañamos de helado de nata o vainilla queda de vicio; también es muy recomendable un poco de crema chantilly o nata montada, pero si simplemente optamos por las peras y la reducción del vino, vamos a quedar más que satisfechos, porque de por sí el aroma que desprende, el colorido, y el sabor que tiene es magnífico.

    lunes, 20 de septiembre de 2010

    Bizcocho hamburgués se apodera de la cocina

    Mmmmmm!!!! No hay nada más rico!!!! Bueno, sobre gustos no hay nada escrito… Pero es que para mi es exquisito. Es un bizcocho si se quiere un poco seco, claro, esto si se lo compara por ejemplo con el sponge madeira cake, pero el aporte de nueces y chocolate, más el alcohol (que es lo que yo SIEMPRE uso) le da un toque especial. Hacerlo es muy sencillo, solo hay que ir uniendo ingredientes, llevarlo al horno, y esperar a que su aroma empiece a inundar la cocina, para luego ir apoderándose del resto de la casa. Si! Y es que no solo es rico comerlo, sino que además da gusto olerlo.
    En fin, vamos al lío, a la receta, su procedimiento y a algún que otro detallito. Por cierto, no está demás aclarar que los ingredientes son para un bizcocho de tamaño “generoso”.

    Ingredientes
    200 gramos de mantequilla
    200 gramos de azúcar
    4 huevos
    Ralladura de la piel de un limón y una naranja
    400 gramos de harina
    20 gramos de levadura Royal
    200 centímetros cúbicos de líquido (leche, vino dulce, etc.)
    150 gramos de chocolate
    150 gramos de nueces

    Batir la mantequilla blanda con el azúcar hasta lograr una crema, incorporar las ralladuras de limón y naranja e ir agregando los huevos de a uno por vez. Tamizar la harina con la levadura Royal e incorporarla a la preparación intercalando con el líquido elegido. Por último agregar el chocolate cortado en trocitos pequeños y las nueces.
    Colocar en un molde rectangular alargado, previamente untado de mantequilla y espolvoreado con harina.  Llevar al horno precalentado a una temperatura moderada de 160 – 170º C  por espacio de 30 o 35 minutos, o como siempre, que pinchando con un palillo en el centro lo saquemos limpio.
    Nota: A mi particularmente me gusta usar como líquido algún vino dulce, como por ejemplo un Málaga Virgen o cualquier otro por el estilo, esto le confiere un sabor y un aroma distintivo y muy especial. De todos modos, cualquier líquido que se use queda bien, pero con vino…. Mmmm…. Qué decir! (Conste que soy abstemia, eh!).
    Para este bizcocho no hay secretos, ni nada raro, solo seguir las instrucciones y nada más. Eso sí, es importante no pasarse en la temperatura del horno, ya que al ser de tamaño un pelín grande, si lo ponemos demasiado fuerte, solo conseguiríamos que quede demasiado seco por fuera y algo crudo por dentro. En fin, más o menos lo de siempre, pero en este caso sí hay que controlar la temperatura.
    Tips

    • Las nueces y el chocolate podrían cambiarse por fruta escarchada cortada en trocitos, y pasaría de ser un bizcocho hamburgués a ser uno de tipo inglés.
    • Por encima se puede decorar con ganache de chocolate, glaseado de azúcar sin más o con algún sabor (azúcar glas, unas gotitas de agua o zumo de limón o naranja y si se quiere alguna esencia), o simplemente, como hice yo, con azúcar glas espolvoreada.
    • Este tipo de bizcochos es muy apropiado para ser utilizado como base en tartas de varios pisos, ya que debido a su consistencia resiste muy bien el peso
    
    Pues, hasta aquí, una de mis recetas favoritas, sino es la más, que es simple de realizar y muy, pero que muy rica.