viernes, 3 de junio de 2011

Strawberry & milk chocolate cheesecake

Con esta tarta me despido de la temporada de fresas, ya va siendo hora que de lugar en mi cocina a las deliciosas frutas de verano que ya estamos viendo en el mercado.
Hoy os traigo un cheesecake delicioso, cremoso, untuoso, con fresas y tropezones de chocolate con leche, muy fresco e ideal para tomar en esos días de calor que pronto llegarán.
Ingredientes para un molde de 18 centímetros
Galletas María 150 gramos
Mantequilla 70 gramos
Chocolate con leche 100 gramos
Queso crema 300 gramos
Nata 200 gramos
Azúcar 75 gramos
Gelatina sin sabor en polvo 7 gramos
Agua 35 mililitros
Fresas 150 gramos
Cacao en polvo para decorar a gusto
Para la base de la tarta debemos triturar las galletas María en un procesador de alimentos junto con la mantequilla reblandecida en el microondas.
Forramos un aro de 18 centímetros de diámetro con una banda de acetato para que luego sea más sencillo desmoldar la tarta y sobre la base del molde presionamos bien con las manos la preparación de galletas molidas y mantequilla.
Lavar las fresas, limpiarlas y cortarlas en cuartos.
Derretir el chocolate en el microondas.
Hidratar la gelatina en el agua y luego llevarla unos pocos segundos al microondas para que se disuelva.
Aparte batir el queso crema con el azúcar y la nata. Agregarle la gelatina disuelta, mezclar muy bien y por último incorporar el chocolate fundido que no debe estar muy caliente, de modo tal que al entrar en contacto con la preparación del cheesecake que está fría se solidificará rápidamente y al mezclarlo formará escamas y no teñirá por completo la preparación.
Verter un tercio de la preparación del cheesecake sobre la base de galletas, luego incorporar las fresas y terminar de tapar con el resto de preparación. Llevar a la nevera por al menos 3 horas.
Desmoldar y decorar con cacao puro en polvo.
Ya sabéis que me gustan mucho las fresas, por eso esta temporada saqué buen partido de ellas, empecé con unos Hojaldritos de nata, fresa y chocolate, y luego seguí con la Tarta mousse de fresa Las Vegas, un Strawberry and cream jelly pie, un Volcán de chocolate, nata y fresa, una exquisita Confitura de fresas, una tarta Sablèe de chocolate, mascarpone y fresas, una curiosa Tarta de nata y fresas, cómo no! Mermelada de fresas, un Strawberry upside down cake, una Tarta mousse de chocolate, Nocilla y fresas y unos apetecibles Minicakes rellenos de compota de fresas al Moscatel
Espero que la próxima temporada pueda hacer toooodas las recetas que me quedaron en el tintero...

miércoles, 1 de junio de 2011

Masa básica de galletas de chocolate

Hoy quiero compartir con vosotros mi receta de galletas de chocolate, es una masa básica de la familia de las quebradas y se llama sucrèe, sirve tanto para realizar galletas decoradas como para cualquier base de galleta tradicional. Es deliciosa, crocante, muy fina y no se deforma con la cocción, por lo que es ideal para usar si queremos decorarla.
Las galletas ya horneadas tienen una duración de más de un mes (y bastante más, aunque en casa nunca llegan a durar tanto...), la masa se puede congelar por 3 meses, y estar en la nevera por 10 días.
Os enseño como las preparo
Ingredientes
Azúcar 275 gramos
Mantequilla 225 gramos
Huevos 110 gramos
Harina 450 gramos
Cacao puro en polvo 50 gramos
Sal 5 gramos
Batir la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar hasta blanquear. Agregar los huevos de a uno e incorporar la harina tamizada con el cacao en polvo y la sal. Formar un bollo suave y liso sin amasar demasiado. Cubrir con papel film y llevar a la nevera por al menos 1 hora.
Una vez pasado el tiempo de descanso en la nevera se debe estirar sobre la encimera apenas espolvoreada de harina y se debe cortar con la forma deseada, ya sea ayudándonos de cortantes con figuras, un cuchillo  o lo que queramos. Una vez cortadas las galletas, se deben poner sobre una placa de horno engrasada y se deben volver a llevar a la nevera; este paso es importante porque nos ayuda a que en el momento del horneado las galletas no se deformen.
Hornear a 190º C  en el horno previamente precalentado. Una vez salidas del horno dejar enfriar sobre una rejilla o paño de cocina.